El Reino Unido se enfrenta a crecientes periodos de sequía y está promulgando más leyes para proteger sus vías fluviales de la contaminación. Por ello, nunca ha sido tan importante para la industria y la agricultura reciclar el agua que utilizan. Y la buena noticia es que la regeneración no sólo es lo correcto desde el punto de vista ecológico, sino que también puede tener una ventaja comercial real. Entonces, ¿qué hay que hacer? y ¿puede realmente "hacerlo usted mismo"?

¿Qué es el reciclaje del agua?

El reciclaje del agua (también conocido como recuperación del agua) es el proceso de tratamiento de las aguas residuales mediante maquinaria y productos químicos para su reutilización en los ciclos industriales propios o de otras empresas.

¿Por qué es tan importante?

El devastador impacto medioambiental que puede tener una mala gestión de las aguas residuales queda ilustrado en el reciente desastre de la bahía de Tampa (EE.UU.), donde las aguas residuales industriales de una planta de fosfatos desaparecida amenazan la ecología marina y de los humedales de una amplia zona, así como la seguridad de la población humana.

Encontrar formas nuevas y comercialmente eficientes de manejar los residuos potencialmente dañinos es uno de los retos más urgentes para los interesados en desarrollar una economía industrial más segura, circular y sostenible.

¿Quién puede (y necesita) reciclar sus aguas residuales?

Hay muchas industrias que pueden beneficiarse del reciclaje de aguas residuales

  • Los agricultores y la agrotecnología
  • Procesadores de pescado
  • Mataderos y procesadores de carne
  • Fabricantes de refrescos, cervecerías y destilerías
  • Operadores lácteos
  • Centros de tratamiento de digestato y purines

¿Por qué reciclar las aguas residuales industriales?

Eliminar los contaminantes de los residuos, reciclarlos y crear un "proceso de gestión del agua de circuito cerrado" puede tener mucho sentido comercial. En la actualidad, muchas empresas están pagando un precio excesivo por el suministro y la eliminación del agua de la red, además de tener que pagar tasas por los contaminantes que devuelven al sistema de alcantarillado. Por lo tanto, reciclar las aguas residuales puede:

  • Reduzca el importe que pagará por el uso del agua entrante
  • Reduzca el importe que tiene que pagar por el agua y la eliminación de residuos
  • Reduzca el impacto medioambiental global de sus operaciones

¿Alguna otra ventaja?

¿Además de la cálida satisfacción de realizar operaciones más eficientes y menos dañinas a un coste reducido?

Mucho.

Dependiendo del nivel de tratamiento que se le dé, las aguas residuales de las fábricas, plantas de procesamiento y granjas pueden ser reutilizadas por usted y por otras personas:

  • Riego de jardines y cultivos
  • Mejora del medio ambiente
  • Otros innumerables usos industriales potables y no potables

Y el tratamiento de las aguas residuales puede apoyar una economía verdaderamente circular.

Los lodos tratados y otros productos de desecho (como los biopolímeros y el almidón) extraídos de sus aguas residuales también pueden venderse para su uso:

  • Fertilizantes agrícolas
  • Producción de alimentos para animales
  • Producción de energía térmica y eléctrica
  • Materiales de construcción

¿Cuáles son las cuatro etapas del tratamiento de las aguas residuales para su reciclaje?

1. Tratamiento primario

La primera etapa del proceso de tratamiento del agua separa los sólidos en suspensión (SS) de las aguas residuales. Entre el 70% y el 90% de estos materiales se eliminan mediante procesos de floculación, coagulación, sedimentación y flotación. En esta etapa se introducen reactivos químicos en función del grado de depuración requerido.

2. Tratamiento secundario

Estos métodos avanzados de tratamiento biológico aprovechan la capacidad de ciertas bacterias para eliminar los contaminantes disueltos que contienen las aguas residuales. Entre ellos se encuentran los contaminantes de carbono, nitrógeno y fósforo. Estos métodos de tratamiento biológico se complementan a veces con el uso de reactivos químicos cuando los objetivos de tratamiento son elevados.

3. Tratamiento terciario

Esta última etapa tiene por objeto eliminar los sólidos disueltos que quedan en el agua depurada y en las aguas residuales desinfectadas para poder reutilizar el agua tratada.

4. Tratamiento de lodos

Los materiales y contaminantes eliminados durante las operaciones de tratamiento se convierten en lodos que (como se ha comentado) pueden tener un gran potencial de reutilización comercial.

La elección de los productos químicos adecuados también es clave para controlar los olores durante todo el proceso, lo que puede reducir el impacto medioambiental de la aplicación de una solución de reciclaje in situ.

Puede leer más sobre los detalles deltratamiento y reciclaje del agua aquí.

Pero el reciclaje del tratamiento del agua no está realmente en mi conjunto de habilidades...

Lo entendemos. Pero las capacidades de reciclaje de agua de alta calidad están ahora bien al alcance financiero y operativo de las empresas que más se beneficiarán de ello. Y los imperativos financieros para poder ofrecer estas capacidades son cada vez mayores.

Trabajar con socios especializados que asesoren sobre el proceso, instalen la maquinaria adecuada y aconsejen sobre los tratamientos químicos a utilizar, le ayudará a entender, gestionar y realizar:

  • Diseñar y planificar la solución más eficaz y eficiente
  • Sus obligaciones reglamentarias y cómo cumplirlas

Además de ofrecer apoyo continuo en el funcionamiento de la solución.

Todo ello sin menoscabo de las funciones principales de su negocio ni del flujo de caja operativo, e incluso mejorando la eficiencia con la que las realiza.

¿Por dónde empezar?

Una auditoría de efluentes comerciales examina su producción actual para identificar las formas en que su empresa podría ahorrar dinero tratando y reciclando las aguas residuales. Puede ayudar a supervisar su producción para ver si actualmente cumple con los requisitos reglamentarios.

Los auditores examinan los efluentes existentes para ver exactamente cómo contribuyen a los costes de su empresa y si hay tendencias de uso que puedan sugerir oportunidades de tratamiento o reutilización más eficientes. También pueden evaluar su vertido actual para compararlo con el de empresas que trabajan en sectores similares del mismo tamaño y escala.

Actualizar sus capacidades de tratamiento de agua para aumentar el potencial de reutilización y obtener beneficios económicos adicionales será más importante en los próximos años. A medida que se añaden nuevas normativas medioambientales y que el interés de los gobiernos por la economía circular se consagra en la legislación, concentrarse en este aspecto ahora le permitirá adelantarse a los acontecimientos.